Consejos

El smartphone no es el instrumento más apropiado para grabar un vídeo o capturar una imagen de calidad.
Estos tienen algunos inconvenientes respecto a las cámaras específicas de vídeo: Si bien las camaras profesionales estas suelen tener mejores lentes y ciertas funciones mecánicas que optimizan la captura del vídeo, los smartphones pueden suplir estas carencias con programas y aplicaciones, además el teléfono destaca por la ventaja de su tamaño: Al ser tan ligero y manejable, es sencillo colocarlo en cualquier posición, de modo que puede introducirse en zonas donde una cámara no podría, y su menor peso aminora las vibraciones del brazo.
Aunque al vertiginoso ritmo de innovación que vamos, podría llegar a convertirse en un digno rival de las cámaras profesionales.

Como se detalla a continuación, los vídeos grabados con smartphone pueden tener una calidad aceptable para mostrar a los demás si se siguen las siguientes pautas.

Consejos para grabar con un smartphone

  • Grabar siempre en horizontal
    Para que la calidad de la imagen cumpla con los requisitos demandados por los medios de comunicación, es preferible grabar con el móvil colocado en posición horizontal.
  • Buscar siempre puntos de apoyo
    Tanto para el usuario como para el aparato. Cuanto más estables estén ambos, menos se notarán las vibraciones y mejor será el resultado. Si hay en el mercado trípodes adaptables al smartphone, no es ninguna idea disparatada adquirir uno. Incluso una empresa británica ha diseñado un aparato específico para iPhone, que no solo sirve para aguantar mejor el teléfono, sino que aporta una óptica y una entrada de audio mejores que las del smartphone.
  • Ir a favor de la luz
    Al carecer de fuentes de luz potentes a mano (aunque los flashes actuales de los smartphones mejoran rápido), se deben buscar tomas que hagan que el objetivo esté bien iluminado. Si se puede escoger y es de noche, se intentará situar a las personas debajo o al lado de luces, sin que estos focos aporten ruido a la grabación.
  • Evitar el audio
    Los teléfonos toman audio con muy mala calidad por un tema de ahorro de ancho de banda, por lo que dejar el canal de audio abierto, o al menos confiar en él, no dará buenos resultados. Es mejor introducir el audio después.
  • Usar siempre la máxima definición
    Los teléfonos como el iPhone y los rivales de su mismo nivel permiten grabar vídeo o capturar imagenes en alta definición, que se pueden ver perfectamente en una pantalla de televisión. Es preferible grabar al máximo de resolución y después, si se quiere compartir el vídeo o la imagen por la Red o subirlo a un servidor, se puede bajar la resolución con un editor de vídeo o imagen.
  • Evitar el zoom digital
    El zoom digital no es nada recomendable porque reduce mucho la calidad de la imagen. En su lugar, está la ventaja de que el smartphone pesa poco y siempre será más fácil acercarse al objetivo por nuestro propio pie.
  • Usar planos medios y cortos
    Los planos largos funcionan mal con la cámara del smartphone, pero los cortos y medios pueden dar resultados excelentes. Es mejor acercarse y buscar encuadres que optimicen las capacidades del smartphone.